Categorías

Ningún producto

0,00 € Impuestos
0,00 € Total

Estos precios se entienden IVA incluído

Confirmar

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra

Cantidad
Total

Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su cesta.

Total productos: (tasas incluídas)
Total envío: (tasas incluídas) Envío gratuito!
Impuestos 0,00 €
Total (tasas incluídas)
Continuar la compra Ir a la caja

Mujeres, Cáncer de mama

¿Qué es? La enfermedad cancerosa aparece cuando las células de un determinado tejido se trasforman y empiezan a dividirse más rápido de lo normal y de forma incontrolada. Eso forma tumores.

Por otro lado, las células ya dañadas pueden invadir los tejidos y órganos cercanos, y diseminarse por vía sanguínea o mediante el sistema linfático, llegando a otras zonas del cuerpo, donde se pueden formar tumores secundarios.

 SÍNTOMAS

Fases iniciales

El cáncer de mama en sus fases iniciales acostumbra a presentarse como una nudosidad o endurecimiento en una zona del pecho, acompañada a veces de una sensación de tensión o pesadez. En algunas ocasiones pueden aparecer cambios en el color y/o tirantez en la piel de la zona afectada. Más raramente, puede haber retracción y salida de líquido por el pezón. En fases primerizas de la enfermedad, la mayoría de las mujeres no presentan dolor ni cualquier otro síntoma de alteración del estado de salud, y se encuentran bien en el momento del diagnóstico.

Fases más avanzadas

En fases más avanzadas de la enfermedad, los síntomas del cáncer de mama son muy variados y dependen del tamaño y extensión del tumor. En estos casos, el tumor acostumbra a ser claramente palpable en la zona afectada e, incluso, los ganglios de las axilas pueden haber aumentado de tamaño.

PROBABILIDADES Y RIESGOS

Probabilidades

La probabilidad de llegar a sufrir un cáncer de mama es más elevada:

  • En mujeres que ya han sufrido un cáncer en uno de los pechos.
  • Si se tiene la abuela, la madre o alguna hermana ya diagnosticada de la enfermedad.
  • En mujeres que han sufrido previamente tumores malignos de colon, de útero o de ovario.

Factores de riesgo

Factores que si se combinan aumentan el riesgo de desarrollar un cáncer de mama:

  • No haber tenido hijos o haberlos tenido en edad avanzada.
  • Haber tenido las primeras menstruaciones de muy joven.
  • Haber tenido la retirada de la menstruación muy tardía.
  • Mantener durante años un exceso de peso.
  • Hacer una alimentación con demasiadas grasas de origen animal.
  • Tener antecedentes de haber sufrido algunas alteraciones benignas de la mama, como la hiperplasia (multiplicación excesiva, sin características malignas, de los elementos de un tejido) atípica.

LA EDAD ES UN FACTOR DE RIESGO PARA TENER CÁNCER DE MAMA

El riesgo de sufrir cáncer de mama aumenta con la edad, sean cuales sean los antecedentes familiares u otros factores. La mayoría de los casos aparecen en mujeres con cerca de 50 años, y el riesgo aún aumenta más alrededor de los 60 años. No es frecuente el diagnóstico de esta enfermedad en mujeres menores de 35 años.

PREVENCIÓN

La participación de las mujeres en la prevención del cáncer de mama consiste en hacer una vida saludable, acudir regularmente a los controles médicos y practicarse la autoexploración.

La autoexploración de los pechos

La autoexploración permite que cada mujer conozca mejor sus pechos y sea capaz de valorar alteraciones o cambios de forma, de textura, de color y de tamaño. En ningún caso sustituye a los controles médicos, y por tanto, no carga a las mujeres con la responsabilidad de hacerse un diagnóstico.

La autoexploración de los pechos tiene que hacerse en un lugar y en un momento tranquilo, en una habitación donde haya un espejo que permita a la mujer verse de medio cuerpo. Se recomienda hacerla una vez cada mes, tanto si se tiene la regla como si se ha entrado o se ha pasado la menopausia. Si aún se tiene la menstruación, es mejor hacérsela los primeros días después de haberla acabado, ya que los pechos se encuentran más blandos.

Es conveniente seguir todos los pasos que se describen a continuación, primero explorando un pecho y después el otro.

LA OBSERVACIÓN

De pie, delante del espejo, observe si hay cualquier cambio de tamaño o de forma respecto a la última observación. Examine, también, si la piel presenta hoyos, rugosidades, pliegues o cualquier cambio en el contorno de los pechos. Vuelva a hacer la misma observación con los brazos levantados por encima de la cabeza

Comentarios

Deja tu comentario

Últimos Blogs